Memorias de dos superhéroes 

Un día cualquiera te despiertas sin pensar que desde ese día, tu vida cambiará para siempre.

Te levantas y te mojas la cara con agua para empezar a ver mejor todo lo que te rodea. Disfrutar de cada detalle. Miras, hueles, sientes.

Y de repente, tú.

Apareces un día. Sin avisar. Sin advertirme de que me vas a volver loca. Sin decirme que vas a cambiar mi vida completamente. Sin comentarme que vas a conseguir enamorarme y que ya no habrá marcha atrás.

Y de repente, nosotros.

Ya no somos dos, sino uno. Ya no vemos la vida en blanco y negro, sino que vemos una explosión de colores pastel y neón. Ya no corremos solos, sino de la mano. Y corremos sin frenos, pero sin miedo a estamparnos. Y es que si juntamos los dos nuestros poderes, volamos mas alto que las nubes.

Y de repente, yo.

De repente y de frente. De repente soy feliz. De repente ya no me falta nada más. De repente lo tengo todo. Todo se resume a ti, a tu sonrisa a milímetros de la mía. De repente me siento llena. De repente ya no estoy rota. De repente te quiero.

De repente tu.

De repente yo.

De repente siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s